Síguenos en facebook

domingo, 13 de octubre de 2013

NUNCA DESISTAS DE UN SUEÑO

Después de haber terminado con éxito mi primer año en el Grado de Criminología que estaba cursando, decidí volcarme de lleno en mi proyecto de dar la vuelta a Europa en moto, pero¿por donde empezar? Ya había hecho lo más difícil, que era dar el primer paso. Con la ruta, medios, cuando, los días, las etapas, solo restaba contarle a la familia y amigos mi intención de dar la vuelta a Europa en moto. Cuanta razón tenía el famoso científico Einstein cuando dijo que si le cuentas una idea a un amigo y le parece una locura significa que entonces saldrá bien. Hubo comentarios de todo tipo, gente de la que esperaba apoyo, sencillamente le parecía una estupidez, otra que apenas conocía, me brindaron su apoyo y ayuda, la gran mayoría debo decir. Aún hoy cuando lo pienso, me asombro de las sorpresas que te da la vida, con cosas como esta te das cuenta con quien puedes y no puedes contar. Pero aún quedaba un punto imprescindible del viaje que hacer, la gran prueba de fuego: Decírselo a mi novia. Ya se lo había comentado en otras ocasiones, pero ella, quizá esperando que fuera una fiebre pasajera, corrió un tupido velo, suponiendo que el tiempo diluiría esta idea. El fuego de mi mirada le convenció de lo contrario, definitivamente el 2013 sería el año de la Euro-Diversion. 

Afronté con valor esta titánica tarea comenzando, por el diseño de las etapas. Una cosa estaba clara, sabía por donde empezar, tenía el deseo de unir el punto más al sur, en Tarifa (España), con el punto más al norte de Europa en Nordkapp (Noruega). Me parecía un desafío emocionante a través de nuestro viejo continente. Tras la conquista de este primer hito en nuestra aventura, mi idea no era regresar sobre mis pasos, sino hacer por el Este del viejo continente, por los países que beben del báltico, centroeuropa, los Alpes y la costa mediterránea española. Sin embargo, qué fácil resulta ver tu destino reflejado en un mapa. Aunque sabes de sobra que esta a escala, tu imaginación vuela como la luz y sin querer crees que ir de Madrid a Paris está chupado, nada más lejos. Son casi 1800 kms y eso hizo que mi novia se encargara de la tarea invisible de aportar un punto de cordura en este bonito sueño. Las etapas sería de 400 kms de media, y salvo excepciones, se respetó esa horquilla de distancia. La época en la que afrontar este reto sería en verano, aprovechando la benevolencia del clima en la mayoría del continente europeo, además sería más fácil conseguir los días necesarios para completar el viaje. En total conseguimos entre los dos 39 días libres, que sin embargo, hacían que esta aventura se desarrollará todos los días en una ciudad distinta, con apenas un par de días de descanso. Donde otros verían stress nosotros veíamos la oportunidad de conocer las distintas culturas de los países a través de sus gentes, de sus carreteras, de sus pequeñas ciudades y grandes núcleos urbanos. He de señalar que gracias a la fundación de la UE este viaje era más factible, de lo contrario dudo mucho que en 39 días pudieran atravesarse 24 veces las fronteras de 20 países sin pasaporte ni visados. Como el tiempo se encargó de demostrar, eso no restaría un ápice a nuestra aventura. Hicimos coincidir nuestro devenir continental con los ferrys. En total cogeriamos tres:  Hirtsals-Stavanger, Helsinki-Tallin y Genova-Barcelona. No es baladí decir que si perdíamos alguno de estos ferrys el viaje se retrasaría de forma que comprometería el retorno a casa, por lo tanto nos la jugábamos a una carta, la de un programa que había que cumplir. Para mitigar en parte los rigores del camino, mi novia apuntó la idea de que había que reservar hotel en todos los fines de etapa con la antelación suficiente, para no perder tiempo y gasolina en busca de alojamiento, lo cual redundaría en un mejor descanso y confort. Y aunque durante todo nuestro viaje lo estuvimos debatiendo largo y tendido, lo cierto es que acertó de pleno con esta idea, como iréis comprobando en nuestros relatos. Otro punto a tener en cuenta era la gasolina, sabíamos que en España y otros países de Europa, sería fácil encontrarla, pero no es menos cierto, que próximos al Circulo Polar Artico ese sería un bien valorado como el oro. La solución pasaba, al no contar la moto con nivel de carburante ni luz indicadora de reserva, en no apurar nunca la moto y ponerse en "modo búsqueda" siempre a partir de 150 kms. 


Llevamos aproximadamente dos semanas metidos en faena planeando nuestra aventura y aunque parezca mentira nos esta afectando "la maldición McGregor". Y, ¿que es la maldición Ewan Mcgregor? Si habéis tenido la oportunidad de ver los documentales Long Way Round y Long Way Down, veréis como al bueno de Ewan le suceden un montón de complicaciones que ponen en riesgo la consecución de su vuelta a Europa en moto y su viaje por Africa. Con frecuencia, llegué a creer que todas esas complicaciones eran fruto de un dramatismo exagerado, propio de la ficción,ya que consideraba que alguien de su posición económica no podría encontrar obstáculo lo suficientemente grande que le impidiera realizar su viaje. A pesar de ello, y sin la intención de imitarle empezaron a sucederme cosas que me hicieron plantearme la viabilidad de esta aventura: Pincha mi coche, se me deforma la llanta, batería y regulador de la moto fuera de combate, mi PC no enciende, y el de mi novia tampoco. Y para colmo de males, el ferry de Hirtsals a Stavanger, aquel que nos garantizaría la entrada en la Noruega de los fiordos habiendo descansado durante la noche anterior, estaba, para nuestra desgracia, completo. Parece que todo se ha puesto en nuestra contra para realizar este sueño. Pero ni creo en sortilegios ni me rindo fácilmente. Seguiré luchando, simplemente porque las cosas que merecen la pena cuesta conseguirlas. Como Coldplay diría en una de sus canciones: "Nobody says it was easy". 

Rápidamente, y algo más caro conseguí billete para el ferry de Hirtsals a Kristiansand. Eran sólo 4 horas de viaje y encima 200 kms de carretera a 90 km/h. Con calzador metimos la etapa Kristiansand-Stavanger de 209 kms, pero al menos conseguimos dar el salto a la península escandinava. Es decir pasaríamos nuestra primera noche en Noruega al sur del país, en Kristiansand y al día siguiente iríamos a Stavanger para estar dos días. Como teníamos un par de días comodín, fue el momento de usarlo. La planificación del viaje seguía en marcha. Cerrado el punto de las reservas de ferrys y hoteles, elegidas las ciudades de paso, carreteras, cosas importantes de cada ciudad, gasolineras, teléfonos y direcciones de embajadas,  etc., quedaba otro punto no menos importante. Era momento de conseguir todo lo referente a la moto.


    
En primer lugar, las piezas y revisión las conseguimos mediante pertinente rifa que hicimos entre familiares, compañeros de trabajo y amigos. Con ese dinero, compré las piezas en Recambios DOMLEZ, una excelente tienda de Sevilla, donde nos hicieron unos precios estupendos, y falta me hacía, ya que para un viaje de esta envergadura hacía falta remodelar la moto entera. Entre otras piezas me hacía falta sustituir: La cadena, piñón, neumáticos, filtros, tomas de corriente, pastillas de freno, etc.


En definitiva, en poco tiempo me transformé en cliente VIP, máxime cuando les conté el porque de tanto acopio de piezas. Se mostraron muy interesados en el proyecto que representa Euro-Diversion 2013. Para ponerlas, conté con la colaboración de Beni, un mecánico especialista de Ducati y Harley Davidson natural de Dos Hermanas que hizo un trabajo superior con el Falco Stradale, poniéndola a punto, como un reloj suizo, para esta aventura. A la vez que todo esto se producía comencé a hacer recolección de las herramientas más necesarias para el viaje. Mientras yo me encargaba de la maquina que nos llevaría por Europa, M Carmen se encargó de otra ardua tarea y quizá la más importante, la logística. En primer lugar, se encargó de comprar algunos elementos como por ejemplo un campigaz, cubiertos, platos, vasos y demás útiles de camping, para las más que probables comidas "fuera de casa". Luego fue la encargada de adaptarlo al espacio que teníamos en la moto y a las maletas y alforjas con la que contábamos. El espacio, en la moto siempre representa un problema, pero para ella, amante siempre del orden y del "resumen" fue una tarea un poco más fácil. La NASA debería contratarla para economizar peso y medios de material, porque consiguió en el espacio que dan un cofre, una bolsa sobredeposito y dos alforjas meter ropa, piezas de recambio, herramientas, equipo de grabación y comida para cerca de mes y medio de travesía. Bastante meritoria esta acción, porque no echamos en falta nada de importancia y además la comida nos duró casi dos semanas. 






La preparación física para un viaje de estas características es casi tan importante como que la moto esté en óptimas condiciones. Desde finales de 2012 y hasta dos semanas antes de iniciar de nuestro viaje, aprovechando nuestro tiempo libre nos preparábamos para el stress físico y mental de la aventura. Muchos kms corriendo para fortalecer el tren inferior y corazón, acompañados de pesas fue el bloque de ejercicios que hizo mi novia, mientras yo, que tenía un gym en el trabajo, me centré en ejercicios de hombros, brazos, espalda y abdominales, acompañándolo de muchas horas subido a la bici estática. Es curioso, para estas cosas mi novia siempre ha sido muy regular y esto no fue una excepción, no creo que le supusiera un gran trauma intensificar sus ejercicios. Sin embargo, para mi, siempre tan ensimismado en los estudios, me supuso una reorganización de agenda importante y sobretodo la aceptación de una férrea disciplina. Tácitamente acepté las reglas del juego simplemente, porque al que algo quiere algo le cuesta, yo quería más que nadie dar la vuelta a Europa en moto, así que no queda otra que dar el todo por el todo, luchar y seguir adelante, con la magia del que sueña con algo que nadie ve excepto tu.

Entre tanto ejercicio, estudios, trabajo, planificación, etc., tuvimos tiempo de promocionar un poco nuestra aventura. Con la ayuda de Sonia, la novia de un compañero de M Carmen, diseñé un logo para Euro-Diversion 2013 aprovechando una runa vikinga. Sin duda hizo un excelente trabajo. A continuación, con ese logo y con el de Falco Stradale, diseñado por mi hermano, hice camisetas y pegatinas. También me di a conocer en las redes sociales, creé grupos en facebook, twitter, blogs, diseñé con la ayuda de Openventas una web y me lancé a la búsqueda de algún patrocinador de nuestra apasionante aventura. Sin embargo, me cerraron muchas puertas, lejos de rendirme realicé llamadas, mandé correos a grandes compañías, como Yamaha en busca de algo de financiación. Ojalá pudiera deciros que lo conseguí, pero la verdad es que con los pocos meses de planificación y contando en el equipo con la única ayuda directa de M Carmen fue realmente imposible encontrar más tiempo disponible para seguir buscando o seguir siendo pesado. Lo intenté, y aunque me quedé con esa espina clavada, al menos pude contar con la ayuda de amigos y familiares que con su esfuerzo me ayudaron a ganar 1000€ del sorteo de las papeletas.  


Con esa ayuda se compraron las piezas y los billetes de ferry y aliviaron un poco la carga final de dinero que teníamos que ahorrar para hacer posible Euro-Diversion 2013. A todos vosotros, que estáis leyendo este post, os doy en nombre de M Carmen y mío las gracias por creer en nosotros y en nuestro sueño, sin vosotros no hubiese sido posible. Tras cerca casi de ocho meses de planificación, los cuales fueron intermitentes debido a los exámenes de Criminología, ya lo teníamos todo listo, o al menos eso creía yo. Faltaba hacer una prueba de fuego y ver como se comportaba la moto con semejante carga, también era interesante para nosotros, para ver como se adaptaba nuestro cuerpo a un viaje de larga distancia. Por un lado yo, nunca me había visto manejando una moto de casi 300 kg a baja o gran velocidad, por otro M Carmen, que ya se había montado más veces conmigo de pasajera, aunque ahora era distinto. La moto con gran peso es diferente, tanto para el que la conduce como para el que acompaña por lo diferente de sus reacciones. El destino para esta etapa prólogo estaba claro: Tarifa, punto más al sur de Europa, lugar de inicio de nuestra aventura. Además haciendo este "vuelo de prueba" a una semana del inicio del viaje, aprovechando el fin de semana, nos ahorrábamos  una jornada y con tranquilidad podíamos examinarnos y reflexionar sobre que cosas cambiar o mejorar en pos de la aventura, que nos esperaba el 21 de Junio. Prácticamente a la vuelta de la esquina. 

No engaño a nadie al decir que los nervios iban in crescendo al saber que el próximo 16 Junio del 2013 el sueño de Euro-Diversion empieza a ponerse en marcha. En estos momentos, me acuerdo de una frase de Paulo Coelho, famoso poeta portugués:  "Nunca desistas de un sueño, solo trata de ver las señales que te llevan a el", mi novia no se cansa de repetirmela, tanto, que decidió ponerla de "leiv motiv" serigrafiado en el iPad 2 con el que intento haceros llegar esta aventura.